Es indudable que el conjunto blanco es siempre uno de los rivales a batir cuando comienza cada edición de la UEFA Champions League. El Real Madrid cuenta con trece “orejonas en sus vitrinas y es un club que, pese a no partir como favorito en cada curso, siempre vende muy cara su derrota en su competición fetiche.

El conjunto de Chamartín es uno de los campeones más dominantes del mundo del deporte, y es por ello que un año sin títulos como el anterior, sea la excepción a la regla. Este hecho ha motivado el cambio de entrenador, intentando dar un lavado de cara al juego del equipo, ante la imposibilidad de acometer una revolución en la plantilla de manera profunda, como consecuencia de la situación económica que vive el sector del fútbol y el planeta en general debido a una pandemia que no tiene fin.

La salida de Sergio Ramos no ha sido la mejor de las noticias para el segundo proyecto de Carlos Ancelotti. Su cambio de aires rumbo al Paris Saint Germaine ha supuesto un torpedo en la base de flotación defensiva del cuadro merengue, ya que la experiencia que aportaba el central de Camas será muy difícil suplirla.

Con la única incorporación hasta el momento de David Alaba, el técnico italiano deberá recuperar el nivel de juego de alguno de los jugadores que le permitieron tener un proyecto exitoso en la nave blanca. Nombres como Bale o Isco se antojan capitales en esta temporada para que el Rea Madrid pueda volver por sus fueros.

A la causa también se debe unir Eden Hazard. El delantero belga será de la partida en su tercer curso en el Real Madrid, habiendo estado los dos anteriores siendo la sombra de lo que fue en las Islas Británicas. El ex del Chelsea FC está ante su última oportunidad de hacer algo grande en el conjunto blanco, ya que otra temporada al nivel de las anteriores supondría la venta segura en el próximo mercado de fichajes estival.

La empresa para que el Real Madrid vuelva a reinar en la Liga de Campeones no será nada fácil. El PSG ha conformado una escuadra de ensueño, y todo lo que no sea conquistar su primer título de esta naturaleza se consideraría uno de los mayores fracasos de la historia del fútbol. Poseer el tridente compuesto por Messi, Neymar Jr., y Mbappé es prácticamente imbatible sobre el papel, aunque todo el mundo del fútbol sabe de lo que es capaz el cuadro merengue llegado el momento.

No cabe duda que el Real Madrid se encuentra en ese selecto grupo de clubs o deportistas que han marcado la pauta en sus disciplinas en las últimas décadas. En este punto queda por saber si los de Florentino Pérez seguirán aumentando su legado.